Dones y Fortalezas,  General,  Virtud

¿Puede Dios utilizarme para su gloria?

Es común encontrar mujeres que creen que Dios no desea utilizarlas para glorificar Su nombre. Ellas piensan que Ana o María son las más apropiadas para hacer ese trabajo. Muchas veces las puedes ver en las reuniones de ministerios aisladas y poco comprometidas con la labor de la iglesia porque se sienten inútiles y sin habilidades.

Dios nos ha creado a cada una de nosotras con fortalezas personales. Y no tan sólo nos dio fortalezas sino que al momento perdonar nuestros pecados, puso en nosotras el Espíritu Santo y los dones espirituales necesarios para edificar la iglesia, pues en el cuerpo de Cristo no hay ningún miembro inútil. Todas somos necesarias en el cuerpo de Cristo.

En 1 Corintios 12 se habla de los dones espirituales dados a cada creyente. Matthew Henry sobre esto dijo: “La diversidad de miembros en el cuerpo no es cosa accidental, sino que pertenece a la esencia misma del organismo, que requiere la pluralidad de miembros (vv. 14, 19), lo mismo que la diversidad de las funciones orgánicas (vv. 15–21). La función del ojo es distinta de la del oído (v. 16) y de la de la mano (v. 21). La del pie es también distinta de la de la mano (v. 15) y de la cabeza (v. 21b), etc. Cada miembro del cuerpo tiene su particular forma, lugar y función (vv. 18, 19), pero todos forman parte del mismo cuerpo (vv. 15–17) y todos se necesitan unos a otros (v. 21).”

Ahora bien, ¿te puso Dios como mano o como pie? La verdad es que lo importante es que el don que Dios te haya otorgado lo estés utilizando hoy para Su gloria.

Beneficios del Curso de Dones y Fortalezas

  • Conocerás los dones espirituales y las fortalezas personales
  • Apreciarás tus dones y fortalezas
  • Desarrollarás tus dones y fortalezas

Me gusta ayudar a otras mujeres a que conozcan más de Dios a través de la enseñanza bíblica.

Deja una respuesta

error

¿Disfrutas del blog?... Compártelo

Instagram
Follow by Email